lunes, 18 de febrero de 2019

Avanzando dos centímetros cada día.

¿De qué sirve avanzar dos centímetros en un viaje de dos mil años luz?
Y sin embargo estamos aquí para recorrerlos.
Cada día, dos centímetros.
Ese es el sentido de nuestras vidas:
Saber que dos mil años luz no son más que el principio del viaje, y permanecer imperturbables. Avanzando dos centímetros cada día.


sábado, 16 de febrero de 2019

El saludo en las artes marciales chinas


La tradición y la etiqueta en las artes marciales es, a veces, un área complicada y difusa, especialmente en las artes marciales chinas.Incluso, para una persona ajena a la cultura, puede ser aun peor.
Las relaciones entre maes­tros y estudiantes han cambiado con la modernización de China y sin embargo, muchas de las prácticas han sido conservadas con fuertes lazos con el pasado.
Por estos días, durante el entrenamiento en China, las relaciones entre los estudiantes y los maestros tienden a ser más relajadas y no demasiado formales.
Tampoco el entrenamiento es como la obediencia militar, como en el pasado.
Se espera de los estudiantes, que muestren respeto a los discípulos; se espera de los discípulos que muestren respeto a los discípulos mayores; y que todos muestren respeto por el maestro.
Este respeto es demostrado por simple cortesía y es un reconocimiento a aquellos por encima de uno que han invertido más tiempo con el maestro.
La habilidad es generalmente respetada por todos, sin importar la edad o la antigüedad.


Tomado del muro de Amanda Cabrera

martes, 12 de febrero de 2019

El esfuerzo y su recompensa.

Pensamiento del Dragón y el Guerrero

El esfuerzo siempre tiene su recompensa, él es cosa de valientes, de aquellos que no tienen miedo al fracaso, sino que lo ven como una oportunidad para levantarse y aprender de la experiencia para continuar adelante hasta lograr lo soñado.
Esta es su recompensa.
El esfuerzo nos permite entender que siempre se puede dar un paso más, que no somos de los que se quedan en el camino, de los que vence el cansancio, que al final del arco iris siempre hay un tesoro que encontrar y que allí nos esta esperando.
Esta es su recompensa.
El esfuerzo no nos deja ver puertas cerradas, nos permite ver puertas por abrir. Que por cada puerta que se cierra otras tantas se abrirán para encontrar lo que buscamos.
Esta es su recompensa.
El esfuerzo nos enseña a ver los problemas como: asuntos por resolver. Asuntos que al ser solucionados, nos permitirán avanzar al logro de nuestro objetivo.
Esta es su recompensa.
El esfuerzo nos hace sordos a las voces del fracaso y ciegos a las nubes negras que auguran una tempestad. Solo nos permite escuchar que sí lo lograremos, que solo falta un poco mas, y nos permite visualizar no el monte por escalar sino, la satisfacción y alegría de estar en la cima.
Esta es su recompensa.

Mientras más practiquemos mejores seremos.


La manera en la que se practica Tai Chi Chuan lleva a desarrollar diferentes tipos de equilibrio.
Las posturas individuales de Tai Chi proveen la oportunidad a los practicantes de mejorar el ‘equilibrio estático’ con diferentes grados de dificultad.
Las formas de Tai Chi Chuan, que son secuencias de posturas conectadas armónicamente través del movimiento, desafia las capacidades del ‘equilibrio dinámico’.
Practicar Tai Chi Chuan en grupo y en diferentes ambientes proporciona una práctica para el desarrollo del ‘equilibrio adaptativo’. 
A través del Tui Shou (manos empujantes) se genera una práctica más rigurosa que pone en juego los tres tipos de equilibrio.
Como todo practicante de Tai Chi Chuan  sabe, todo se gana con la práctica.
La práctica es impulsada por la motivación.
Y la motivación es impulsada por el espíritu.
‘Si eres capaz de elevar tu espíritu y practicar Tai Chi Chuan todos los días, tu equilibrio mejorará considerablemente. 



lunes, 11 de febrero de 2019

Las 4 virtudes del TAO.











La primera, es la reverencia por toda vida; ésta se manifiesta como Amor incondicional y respeto por uno mismo, y por todos los demás seres.
La segunda, es la sinceridad natural; ésta se manifiesta como honradez, simplicidad y lealtad.
La tercera, es la mansedumbre; ésta se manifiesta como bondad, consideración por los demás y sensibilidad hacia la Verdad Espiritual.
La cuarta, es la actitud de ayuda, ésta se manifiesta como servicio a los demás sin expectativa de recompensa.
Las cuatro virtudes, no constituyen un dogma externo, sino que forman parte de tu naturaleza original.
Cuando se practican, originan Sabiduría y evocan las cinco bendiciones:
Salud
Riqueza
Felicidad
Longevidad
Paz
Lao Tsé

Tomado del muro de Rafael Rivas



viernes, 8 de febrero de 2019

La verdadera vía del guerrero



‘El camino del guerrero’ ha sido malinterpretado.
No sirve para matar y destruir a los demás.
Los que intentan competir y superar a los demás cometen un terrible error.
Destruir, herir o destruir es lo peor que un ser humano puede hacer.
El 'verdadero camino del Guerrero' es prevenir este desastre, es el arte de la paz, es la fuerza del amor.
Morihei Ueshiba, 1883-1969



 


 

lunes, 4 de febrero de 2019

El maestro interno


Pasamos mucho tiempo buscando afuera lo que yace en nuestro interior.
Encontrar al maestro interior es cavar a fondo a nuestras raíces, y encontrar dentro de nosotros mismos las respuestas.
Podemos aprender de otros las técnicas, adquirir de otros el conocimiento, pero no debemos adormecer por la enseñanza de otros, la propia capacidad de recrear, de reestructurarnos, de evolucionar, de crear.
El maestro interno conoce al alumno, le corrige, y si bien guía el camino, lo señala sin forzar, susurra lo conveniente, lo peligroso, el riesgo. 
Y no descansa. 
Trabaja amorosamente a fin de llevar el kung fu a todos los niveles de conciencia.

Desconozco el autor


domingo, 3 de febrero de 2019

Los 'tres centros' del cuerpo

Chinese Whispers 珠落玉盤
Los practicantes deben tener en claro los conceptos, funciones y efectos básicos de los "tres centros" del cuerpo, es decir, la línea central del cuerpo, el centro de gravedad y el eje central.
La línea central del cuerpo, desde la frente (Dan Tian superior), la nariz, el centro del pecho (Dan Zhong) hasta el perineo, actúa como una línea de simetría que distingue entre el lado izquierdo y el lado derecho del cuerpo.
Durante la práctica, las manos son como dos puertas, cada una a cargo de un lado del cuerpo y no pueden cruzar la línea media.
Tan pronto como la muñeca cruza la línea media, el antebrazo pierde su punto de apoyo y la mano pierde su fuerza.
Esta línea puede no ser muy importante para los practicantes ocasionales, pero tiene una gran importancia en la habilidad de lucha.
El dicho a menudo "custodiar el centro" se refiere a esta línea media defensiva.
El centro de gravedad se mantiene a través de la alineación del Bai Hui (en la parte superior de la cabeza) y el Yong Quan (en la parte inferior de los pies). La alineación es más obvia vista desde el lado, desde el Bai Hui, la oreja, el hombro, la pierna hacia el Yong Quan.
Mantenga el centro de gravedad para una buena postura y estabilidad.
La desalineación suele deberse a la incapacidad de aflojar y activar el kua, lo que empuja las rodillas hacia delante y hacia afuera.
El eje central es la línea que une a Bai Hui con Hui Yin, y es el eje vertical del cuerpo.
La parte superior del cuerpo gira hacia la izquierda o hacia la derecha con la ayuda de la rotación de kua a través del eje vertical, impulsando el movimiento de ambas manos.
El eje vertical debe mantenerse recto, posible gracias a los requisitos fundamentales con los que la mayoría de los practicantes están familiarizados: relajar el cuello y mantener la cabeza en alto; afloje los hombros y hunda los codos; contener el cofre y asentar la espalda; Afloje el kua y redondee la entrepierna.
A menudo hay confusiones entre el eje central y el centro de gravedad. Si el eje central toma la función del centro de gravedad, el cuerpo se convertirá en un palo en lugar de un resorte.

La columna vertebral tampoco debe confundirse con el eje central.

'Practitioners should be clear about the basic concepts, functions and effects of the “three centres” of the body, i.e., the centre line of the body, the centre of gravity, and the central axis.
The centre line of the body, from the forehead (Upper Dan Tian), the nose, centre of the chest (Dan Zhong ), to the perineum, acts as a symmetry line that distinguishes between the left and right side of the body. During practice, the hands are like two doors, each in charge of one side of the body and cannot cross the middle line. As soon as the wrist crosses the midline, the forearm loses its fulcrum and the hand loses its strength. This line may not be very important to the casual practitioners but it has a great significance in fighting skill. The often-said “guarding the centre” refers to this defensive middle line.
The centre of gravity is maintained through the alignment of the Bai Hui (at the top of the head) and the Yong Quan (at the bottom of the feet). The alignment is more obvious viewed from the side, from the Bai Hui, the ear, shoulder, down the leg into the Yong Quan. Maintain the centre of gravity for good posture and stability. Misalignment is usually through the inability to loosen and activate the kua, thus pushing the knees forwards and outwards.
The central axis is the line linking Bai Hui to Hui Yin, and is the vertical axis of the body. The upper body turns left or right with the help of kua rotation through the vertical axis, driving the movement of both hands.
The vertical axis must be kept straight, made possible by adhering to the fundamental requirements that most practitioners are familiar with: relax the neck and keep the head up; loosen the shoulders and sink the elbows; contain the chest and settle the back; loosen the kua and round the crotch.
There are often confusions between the central axis and the centre of gravity. If the central axis takes the function of the centre of gravity the body will become a stick rather than a spring. The spine is also not to be mistaken as the central axis.'