miércoles, 9 de diciembre de 2015

El movimiento en el tai chi es imperfecto


Los movimientos de Tai chi tienen tantas facetas que es prácticamente imposible ejecutarlos a la perfección.
Además, como el cuerpo guarda las emociones en los músculos, los tendones y los nervios, la ejecución del movimiento depende del estado emocional de la persona, haciéndolo más estable, menos fluido, rígido, suave o tenso cada vez, pero siempre imperfecto.
La intención del arte no es la búsqueda de la perfección.
No buscamos los practicantes adquirir la capacidad de poder considerar muchas variables a la vez (la postura, la respiración, el estado de la mente, la tensión en los músculos y más y más…) para lograr en un 100% el objetivo, sino a través del movimiento conectarse con lo interno, con lo que está sucediendo por dentro de uno y sentir.
Lo que uno percibe a través del movimiento es distinto cada vez que lo ejecuta.
Es imposible intentar percibir todo a la vez, entonces unas veces percibimos las dificultades en la respiración, otras veces el maestro nos muestra los errores en la postura y otras veces nos alegramos por lo bien que estamos practicando.
No importa el orden, ni si es un éxito o un fracaso, solamente uno se conecta con lo que está sucediendo y de ello aprende.
La energía circula en el universo (interno y externo) en constante mutación.
Siempre hay cambio, el momento de perfección es ínfimo, impermanente.
Además, la perfección esclaviza.
Cuando uno logra realizar algo de manera perfecta, la primera emoción que surge a continuación es el miedo a la pérdida.
Perder eso que tanto costó perfeccionar genera sufrimiento, innecesario por cierto, pero presente.
Nos volvemos esclavos de la perfección, realizando lo necesario a costa de mantenerla.
Dejamos de hacer lo que queremos y perdemos muchas veces el sentido de la vida, la conexión con uno mismo y con el aquí y ahora por sostener la perfección.
El movimiento en Tai chi es imperfecto, porque es la única manera de que la energía fluya y es esa la intención del arte.  


Desconozco el autor

No hay comentarios.: