viernes, 31 de octubre de 2014

Ir en dirección a mí mismo




Tengo que mover suave los brazos
como ramas en el viento de la tarde,
mis caderas deben aprender a avanzar
más lentas que el florecer de una pradera,
mis pies tienen que ser raíces que se
nutren de ríos de luz del fondo de la tierra.
Sólo así lograré ir en dirección a mí mismo.

jueves, 23 de octubre de 2014

Pequeñas reflexiones sobre el aprendizaje de Tai chi chuan _______

Han decidido aprender Tai chi chuan. Sin considerar  motivos personales, ni cómo lo han descubierto, tomaron la decisión de comenzar la práctica.

Empieza ahora una tarea crucial, ¿a dónde ir? y ¿con quién tomar clases?

Hay distintos tipos de lugares donde practicar, que van desde dojos de arte marcial y gimnasios a prácticas al aire libre. Hay instructores, profesores y maestros, serios y de los otros, de orígenes variados, con diversas filosofías de práctica y distintas ópticas desde donde enseñan el arte.

Pero más allá de estas consideraciones, y habiendo tomado el tiempo necesario para decidir, ¿qué asegura un acercamiento al arte, que permita lograr una experiencia positiva y un buen aprendizaje?

Que el  alumno tenga interés y se esfuerce no garantiza que aprenda bien.

Para conseguirlo tienen que darse tres condiciones.

La primera condición es tener un buen maestro. Alguien que comprenda muy bien la esencia de  Tai chi chuan. Solo de esta manera podrá guiar en este camino a sus alumnos, sin dar rodeos, ni caer en callejones sin salida.

Existen practicantes, que encontraron buenos maestros, pero que no han aprendido bien. De los alumnos de un maestro, solo algunos aprenden de verdad, con dedicación, esfuerzo y honestidad, durante muchos años. Muchos no están dispuestos al sacrificio que esto conlleva y a comprometerse lo suficiente, logrando solamente un aprendizaje mediocre y de baja calidad. Algunos aún, solo basan su conocimiento en la lectura de libros y videos, y sus sensaciones no pasan de ser meros reflejos de las verdaderas.

Si esos que no aprendieron bien, comienzan a enseñar a otros, la enseñanza es pobre e incompleta y el arte se degrada. Es triste, pero en la actualidad, esto se da con mucha frecuencia y se ve como Tai chi chuan va perdiendo su esencia.

La segunda condición es que el alumno sea despierto, honesto, suficientemente humilde, capaz de superar las dificultades, tenga claro su objetivo y esté comprometido con el camino de su propia superación.

Estos son los alumnos que el maestro o el profesor serio, tiene la obligación de buscar.

Todos creemos ser muy inteligentes, entonces es muy fácil caer en el error de pensar que ya hemos aprendido todo. Cuando llega ese momento si no se deja de lado esa sensación, será muy difícil llegar a obtener el verdadero Kung fu. En China se dice que la inteligencia va en contra del éxito verdadero.

Como se ha dicho, el alumno debe buscar al maestro y el maestro debe buscar al alumno. Lo más importante es la virtud, la calidad humana. Quien decida llegar lejos en este camino, debe respetar al maestro y al arte, debe tener confianza y estar dispuesto a dedicarse en cuerpo y espíritu a la tarea. Pero esto no es lo más común en la mayoría de los practicantes.

Cuando estas condiciones están dadas, la tercera es la más importante, y tiene que ver con el espíritu con el que el alumno encara el aprendizaje.

Hay que practicar con constancia y dedicación, ser perseverantes y encarar las dificultades con coraje y decisión, alejarse del excesivo entusiasmo, mantener la mente calmada y no impacientarse.

Estas, son algunas reflexiones motivadas
 en la lectura de los textos del
maestro Tew Bunnag   
                                                                                                   

           

                                                                                               Oscar

domingo, 19 de octubre de 2014

Nada se repite.

 

Nada se repite.
La práctica diaria me deja esta enseñanza.
Las formas y los movimientos pueden ser los mismos, pero la experiencia de ellos es diferente cada vez.
Un nuevo día deja una nueva enseñanza.
Un movimiento hecho hoy puede ser muy distinto al mismo movimiento hecho ayer o mañana.
Es que en tai chi chuan, sólo la práctica y la observación deshacen viejos hábitos y revelan nuevos sentidos.
Y estos nuevos sentidos sólo se perciben en el pulso y fluir de la práctica.

martes, 14 de octubre de 2014

El Qigong reduce la presión arterial



En la Medicina Tradicional China el Qigong pertenece a la categoría de las artes del movimiento y posee una gran diversidad de formas con características propias en cada uno de sus tipos.

 Ejercicios de Falun Gong_0_0


Un estudio reciente confirma que el Qigong ayuda a reducir los casos de alta presión arterial en pacientes con pre hipertensión e hipertensión leve.

El Qigong posee gran diversidad de formas con características propias dentro de cada una de ellas, siendo utilizadas muchas de ellas tradicionalmente para beneficiar sistemas específicos del cuerpo.

Los investigadores concluyeron que el Qigong es seguro y tiene un “efecto positivo sobre la presión arterial y el estado de salud en pacientes con pre hipertensión e hipertensión leve”. Basándose en estos resultados, los investigadores sugirieron ampliar las investigaciones para analizar más a fondo los beneficios médicos del Qigong, usando un grupo más amplio de participantes.

De un total de 40 participantes elegidos al azar, se formaron dos grupos, uno de control, y otro de Qigong. El grupo de qigong practicó los ejercicios cinco veces por semana, durante ocho semanas consecutivas.

El grupo de Qigong redujo su presión arterial, pero no así, el grupo de control. La presión arterial sistólica se redujo significativamente. La presión arterial diastólica no fue afectada.

La medicina tradicional china se divide en cinco grandes categorías: artes del movimiento, acupuntura, medicina herbaria, dietética y medicina para los huesos. El Qigong y otras artes como el Tai Chi, pertenecen a la categoría de las artes del movimiento en la Medicina Tradicional China, que incluye otros ejercicios de respiración y meditación. La mayoría de formas de Qigong incluyen meditación, respiración sincronizada y ejercicio físico.

jueves, 9 de octubre de 2014

Sólo si comprendemos e integramos




Sólo si comprendemos e integramos
la teoría en nuestros movimientos,
podremos utilizar la relajación como
elemento clave de la defensa.

董冠言
M. Tung Kuan Yen



viernes, 3 de octubre de 2014

Que Esperar Al Practicar Taichi

¿Qué es el “taichí”?

¿Qué puedo conseguir con su práctica?

¿Qué personas se acercan a esta disciplina?

Mucha gente se acerca a este arte porque hay una gran conexión mente, cuerpo y espíritu, y según van profundizando en la práctica, moviéndose despacio y cuidadosamente, con la energía del cuerpo, alcanzan un estado de calma y meditación.

Otras personas, sin embargo, buscan una mejora de su salud.

Con la práctica regular y constante consigues más equilibrio, fuerza, resistencia, mejora de la circulación y presión sanguínea, menos ansiedad,… mejor calidad de vida en general.

Algunos, los menos, buscan la parte de autodefensa, aprender a mantenerte de pie, manejar una agresión, controlar el espacio,… Taichichuan es un arte marcial y por tanto todo el trabajo es aplicable.

Si tratara de definir con una sola palabra el Taichichuan sería “Consciencia”.

Consciencia del momento presente.

Saber dónde estamos, sentir con que conectamos, desde donde nos movemos.

Este sería el verdadero sentido de la “meditación en movimiento” y por lo tanto el camino a la iluminación, sería el conocimiento del cuerpo de manera que nos permitiría sentir nuestras tensiones para disiparlas, ajustar nuestra estructura para permitir que el cuerpo sane y se fortalezca y finalmente, la consciencia sentir una fuerza externa, conectar con ella y manipularla como si fuera parte de nosotros.

El Taichichuan promete salud, promete habilidades de autodefensa y promete la iluminación espiritual.

Da lo mismo por lo que la persona se acerque al arte, con un trabajo completo y correcto, con un buen profesor que le guíe por el camino completo, consigue las tres promesas.


El camino


El camino empieza con el aprendizaje de los principios básicos que sustentan el arte. Trabajo individual, ejercicios específicos y aprendizaje de las primeras formas.

Una vez se aprende a controlar el cuerpo y su mecánica, se introduce un nuevo elemento, el compañero.

Empezaremos con ejercicios muy simples por parejas, aumentando progresivamente la dificultad realizando variantes, introduciendo desplazamientos, aumentando intensidades y ganando libertad.

Más adelante, tratamos de extender las nuevas habilidades en el espacio, y para eso llega el estudio de las armas, que aumentan nuestro rango de influencia, y repetiremos el mismo proceso de aprendizaje, primero en trabajo individual, principios básicos y formas, entrenamiento estructurado con compañeros y juego libre.

El propósito de usar las armas no es porque vayamos a salir a la calle y utilizar una espada en un combate, aunque bien podríamos utilizar toda nuestra técnica de sable con un paraguas o de espada con una revista enroscada.

El propósito de trabajar con el arma es la extensión de la energía.

Aprendemos cuando desarrollamos destreza en el Taichichuan a utilizar la fuerza de las piernas, dirigirla con la cintura, alinear bien el cuerpo y permitir que todo soporte la técnica y todo este aprendizaje debe seguir estando presente al transmitir energía a lo largo de un objeto.

Una vez controladas estas habilidades, las podemos utilizar en elementos cotidianos como utilizar el rastrillo al echar una mano en la huerta, mover objetos pesados de forma cómoda, pelearse con los sobrinos,… y eso es por lo que realmente lo hacemos, para poder ser eficaces en la vida.

Llegado un punto, no entrenamos Taichichuan en las clases, vivimos de acuerdo a unos principios que nos dictan como movernos, que aumentan nuestra consciencia, que mejoran nuestro estado, vivimos practicando Taichichuan.